CONVERSATORIO SEMANA 13 AL 19 DE MARZO

PSICO SALUD Y TRANSFORMACIÓN S.A.S.

 

FUNDACIÓN DEJANDO HUELLA

 

 

URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 

 

¿DÓNDE ESTÁ DIOS?

 

 

 

ESTOY EN DESACUERDO CON LAS COSAS QUE PASAN EN EL MUNDO. Efraín expresó durante la consulta una tristeza tan profunda, que era más bien, según sus palabras: “Una desesperanza infinita por la manera cómo funciona este mundo, tan sin afecto, cruel, basado sólo en la ganancia material, sin importar el sufrimiento de personas o de animales”.  Para ejemplificar esta situación, coloca dos eventos que vivió recientemente. El primero, en un video grabado en el África se mostraba una gran cantidad de jaulas inmensas, destinadas a la cría de cocodrilos. En cada una de ellas había letreros que decían: Carteras, correas, zapatos y al final, los animales eran sometidos a torturas durante su muerte. El segundo, en un viaje que realizó a USA, iba por una autopista en la cual a lado y lado se encontraban extensiones de terrenos, para la cría de ganado vacuno. Lo más llamativo para él, fue que los animales estaban en espacios reducidos donde sólo tenían espacio para comer, con el propósito de engordarlos rápidamente para el sacrificio.

 

 

 

Efraín tiene 25 años, es hijo único. Estudiante de mercadeo y publicidad, le gusta la fotografía y lo relacionado con diseño gráfico y cuidado del medio ambiente. Ha consumido sustancias psicoactivas, siendo la heroína la de mayor frecuencia de uso.  Las consultas al servicio de psiquiatría es porque ha sido una persona inestable emocionalmente: Alterna períodos de mucha actividad, con otros en los cuales no quiere salir de casa. En las relaciones interpersonales se caracteriza porque hace amistades rápidamente y con la misma facilidad las termina, lo cual le provoca una sensación de vacío frecuente. Los medicamentos antidepresivos y los moduladores le han ayudado un poco, sin embargo, su conflictiva psíquica continúa.

 

 

 

Respecto a las dos últimas experiencias relatadas al inicio, dice lo siguiente: “No entiendo porque tienen que suceder estas cosas en el mundo. Esto me provoca no sólo sufrimiento, sino, desencanto. Frecuentemente me pregunto, porqué si los humanos somos racionales, le provocamos tanto daño y sufrimiento a seres indefensos como son los animales. Hace mucho que me he cuestionado la existencia de Dios y al ver estas cosas, me reafirmo en que él no existe, porque si fuera real, no permitiría que pasaran las situaciones que diariamente observo”.

 

 

 

REFLEXIÓN

 

 

 

v  De su opinión sobre los dos sucesos relatados por Efraín (cocodrilos y ganado).

 

v  Cree en la existencia de Dios?.

 

v  Porqué cree que si Dios existe permite estas situaciones?.

 

 

 

DESARROLLO

 

 

 

Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tú has hecho
lo que querías en tu vida.

 

No te amargues de tu propio fracaso ni
se lo cargues a otro, acéptate ahora o
seguirás justificándote como un niño.
Recuerda que cualquier momento es
bueno para comenzar y que ninguno
es tan terrible para claudicar.(Pablo Neruda)

 

 

 

En el fragmento de este bello poema, el genial poeta chileno, Pablo Neruda, retrata de cuerpo entero una situación que viven muchas personas: El atribuirle a los demás la responsabilidad de nuestras propias acciones. Esta actitud es un mecanismo de defensa que utilizan de manera masiva las personas que tienen carencias emocionales. Los mecanismos de defensa fueron formulados de manera inicial por el psiquiatra Sigmund Freud, quien los consideró como estrategias inconscientes que utilizan las personas, la mayoría de las veces para evitar el sufrimiento que les generaría el hecho de reconocerlos como propios. En este caso cuando se les atribuye a personas o entidades externas, se le denomina, proyección.

 

 

 

Precisamente cuando proyectamos en el otro nuestra propia incapacidad, para reconocer y afrontar una realidad, de manera inconsciente “nos libramos de la culpa que ello nos genera”. Por supuesto que este es un fenómeno mucho más complejo en su conceptualización, sin embargo, de una manera muy sencilla nos permite entender las claves de una actitud que es bastante frecuente en muchas personas. Cuando desagregamos el pensamiento de Efraín, llegamos a la certeza de lo infundado de su argumentación. No podemos achacarle a Dios algo que depende fundamentalmente de nosotros como seres humanos, porque, nadie nos ha dicho (hasta donde se sabe), que torturemos a los animales o que explotemos a nuestros semejantes. Esta es una elección que cada persona, dentro de su libertad asume y de la cual, por supuesto, debe ser responsable.

 

 

 

El otro argumento de no confiar y criticar las conductas de los demás y concluir que es por ellas por lo cual me siento de esta manera, es otro mecanismo de defensa, llamado racionalización. A través de su utilización se busca encontrar a quienes son los responsables de que me sienta así. De esa manera culpamos a los otros de nuestras incapacidades. La sana lógica me dice, por supuesto, que si hay una situación anómala, la única conducta adecuada es afrontarla y tratar de superarla individual o colectivamente, no puede existir otra opción distinta. Debemos reconocernos como agentes de cambio. Lo que transforma las realidades es la acción conscientemente dirigida por el ser humano. Lucha para cambiar el mundo y éste te obedecerá, siempre y cuando en la base  de tu actitud, haya un verdadero y auténtico propósito de cambio.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0