CONVERSATORIO 05 DICIEMBRE 2016

PSICO SALUD Y TRANSFORMACIÓN

URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 

EL AMOR ESTÁ DENTRO DE TI

 

EL MAR ARROJA COSAS A LA ORILLA Y NO LE IMPORTAN. Jhoan tiene muchas ilusiones. La principal es conocer el comportamiento del ser humano, en cuales son las motivaciones para actuar de una u otra forma. La familia lo describe como alguien estudioso, introvertido, analítico, de pocas palabras, prefiere la soledad de su estudio a la rumba con los compañeros. Por esa razón eligió la psicología para tratar de entender y descifrar estos enigmas. Hace 6 meses inició una relación afectiva y esto le cambió la vida. Se dedicó por completo a la novia, le escribía poemas y la había “colocado en un pedestal”. Ante el rechazo de la pareja, comenzó a experimentar sentimientos de tristeza, pérdida del interés por sus actividades cotidianas, hasta que tomó la decisión de acabar con su vida lanzándose desde una altura. La investigación judicial encontró que en sus últimos días había estado publicando en las redes sociales, los sentimientos que lo agobiaban. En uno de ellos escribió: “Ojalá tuviera a quién llamar cuando siento que ya no puedo más” .

 

En otro de sus mensajes escribió: “Me fui y no hizo nada para detenerme. Ahí entendí que el mar arroja cosas a la orilla y jamás las reclama... Porque no le importan”.  En el sepelio, la universidad y los compañeros de estudio expresaron a la familia los sentimientos de pesar por la desaparición de alguien que en vida se caracterizó por ser una persona inquieta desde el punto de vista intelectual, de un gran compañerismo y quien tenía el sueño de entender a sus congéneres los seres humanos. Un caso similar sucedió hace algún tiempo cuando el viaducto que separa la ciudad de Pereira y Dosquebradas estuvo con una gran congestión vehicular, debido a que un hombre de 21 años, decidió quitarse la vida, lanzándose desde su altura. Los familiares comentaron que era una persona que trabajaba en construcción, vivía en casa de la madre con su pareja desde hacía dos años.

 

Hace 3 meses descubrió a la compañera en situación de infidelidad y por esta razón ella se fue de casa. Sin embargo, el sufrimiento era de tal magnitud que en varias ocasiones le imploró para que reiniciaran su vida juntos, sin embargo, ella tomó la decisión de comenzar a vivir con la otra persona. Los familiares comentaron que esta situación no la había logrado superar y siempre decía: “No soy capaz de sacármela de la cabeza, siento que sin ella no puedo vivir”. El día que se arrojó del viaducto en estado de embriaguez, de nada valieron los intentos de la policía y el cuerpo de bomberos quienes trataron de persuadirlo. Al final lograron llevarlo con vida al hospital, pero,  allí falleció luego de una penosa agonía en la cual le amputaron previamente ambas piernas. Dos días antes había realizado otro intento tomándose un raticida.

 

REFLEXION

v  Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo. (Aristóteles)

v  Hagas lo que hagas, ámate a ti mismo por hacerlo. Sientas lo que sientas, ámate a ti mismo por sentirlo.-Thaddeus Golas.

 

DESARROLLO

 

Dos casos que demuestran el error en que incurrimos cuando pretendemos encontrar la felicidad en situaciones u objetos externos. Esta es una creencia bastante común en nuestra cultura. Tengo la oportunidad de tratar a diario personas que llegan con expresiones del siguiente tenor: “Es que sin ella (él), no soy capaz de vivir”. “Lo amo tanto que sin ella (él) la vida no es posible”. Inicialmente cuando les digo que esto no es amor auténtico, el consultante coloca una cara de incredulidad, que sólo a través del proceso terapéutico logra comprender una verdad universal sobre la cual, muchos pensadores han reflexionado. Cuando se piensa que la vida sin una persona no es concebible porque hay un supuesto amor incondicional en la base de la relación, ese sentimiento no es amor auténtico, puede ser un apego, necesidad del otro, temor a estar solo, incapacidad para afrontar los retos de la vida, en últimas una clara alteración psicológica.

 

La base de una relación sana entre dos personas, es la libertad. Reconocer que el otro ser no es propiedad nuestra, que no nos pertenece, sino, que nos acompaña en un tramo corto o largo de la existencia es clave para quitar toda esa maraña de conceptos relacionados con la propiedad sobre el otro, que la cultura se ha encargado de trasmitirnos. Para poder llegar a entender y vivir acorde a este concepto, es requisito indispensable, el reconocimiento de nuestra valía como seres humanos. La autoestima a la cual hago referencia en este caso, es el eje sobre el cual debe girar la existencia. El filósofo griego Aristóteles (384-322 a.c.), cuando dice que tiene mayor mérito quien conquista sus deseos, que quien conquista a sus enemigos, nos hace una invitación para conocer y por supuesto controlar a ese ser interior, sobre el cual se debe erigir la vida de cada ser humano.

 

 

En los dos casos comentados en los renglones anteriores, se hace evidente una muy pobre capacidad para auto determinarse  y vivir acorde a los imperativos personales. Cuando supeditamos nuestro bienestar y felicidad a eventos externos, sin duda, se tendrá una vida sin norte, porque esta estará dependiendo de la aceptación de los demás y es claro que son variables que escapan del control personal. El escritor norteamericano Thaddeus Golas lo sintetiza de una manera maravillosa cuando dice que hagas lo que hagas, debes amarte a ti mismo. La difícil experiencia vivida por estos dos jóvenes debe constituirse en un punto de reflexión, sobre la importancia que le debemos conceder al reconocimiento de la valía que cada ser humano tiene y la libertad que lo asiste para amar de una manera libre, sin ataduras, dar el amor incondicional, sin esperar nada a cambio y entender que nadie nos pertenece, que no somos dueños, sino, de nuestra propia individualidad.

Escribir comentario

Comentarios: 0