DIMENSIONES

 

ESTÁ FRACASANDO LA ESPECIE HUMANA?

 

 

 

URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 

 

 

En la columna anterior sobre Trump y el regreso de la xenofobia, planteaba un interrogante final: Será que la especie humana está en un proceso evolutivo hacia su propia autodestrucción?. En los últimos años en la aldea global en que se ha constituido el mundo, estamos asistiendo a un preocupante resurgimiento de formas de relación entre las personas y los estados en los cuales prima una condición: La intolerancia, la no aceptación del otro, el vivir unos valores que para nada constituyen la verdadera esencia del ser humano, tales como: La vanidad, la ostentación económica, el dividirnos entre ricos y pobres y los que no están en nuestra misma “posición” se convierten en parias, indeseables y en un gran obstáculo para “nuestra felicidad” y por lo tanto deben ser marginados.

 

 

 

El sectarismo, totalitarismo, fundamentalismo, xenofobia, el desprecio por las minorías étnicas, de orientación sexual y condición económica, está ganando adeptos en países del “primer mundo” como USA, Francia, Rusia, Reino Unido. Y no tan desarrollados como Siria, Egipto, Corea del Norte. El lingüista y filósofo norteamericano Noam Chomsky en su libro El nuevo orden mundial (y el viejo) plantea de manera lúcida que la principal motivación de los países es “el control sobre el sistema económico mundial, para favorecer a los grandes emporios económicos. La vida humana tiene valor en la medida en que contribuye a la riqueza y al poder de los privilegiados”. Para conseguir esto la población es “anestesiada” con el consumismo y el esnobismo superficial y efímero.

 

 

Si la base de la relación entre las personas y los estados, es el sometimiento y la explotación de los recursos del planeta y de los seres menos favorecidos, definitivamente nos acercamos progresivamente al fracaso como especie. No se puede concebir que haya paz y concordia, si en el mundo diariamente mueren 24.000 personas y al año 8.760.000, según el informe de naciones unidas y todas ellas por el hambre o causas relacionadas. Mientras que en el otro espectro hay países que botan los alimentos para que no se incrementen sus precios o una sola persona posee una fortuna de setenta y seis mil millones de dólares. La pregunta es: Realmente somos inteligentes?. Cómo se puede concebir entonces esta situación tan inequitativa y de explotación, sometimiento y marginación de un hombre por el otro?. www.urielescobar.net. @urielbarrios16.

Escribir comentario

Comentarios: 0