CONVERSATORIO 28 NOVIEMBRE 2016

PSICO SALUD Y TRANSFORMACIÓN S.A.S.

URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 

INDAGA EN TI LAS RESPUESTAS

 

PORQUÉ NO HACEN LOS MÉDICOS LO QUE YO LES PIDO?. Al inicio de la sesión terapéutica Inés planteó los motivos por los cuales había solicitado la atención. Quería discutir algo sobre lo cual, los otros especialistas no le habían dado una respuesta concreta a su pregunta. Esperaba que el psiquiatra “No se le fuera a ir por las ramas”. Esa era su única motivación y no tenía en mente tener más consultas por esta condición. En su contexto general, para entender algo sobre su vida, es una mujer de 59 años, profesional, trabaja en su propia empresa, es gay y desde hace muchos años tiene una relación de pareja muy estable. Hace 10 meses en un examen de rutina, le fue encontrada una masa en seno derecho, la cual luego de la biopsia se le diagnóstico un cáncer, según el concepto del médico requería extirpación de la mama con vaciamiento ganglionar del mismo lado y posteriormente quimioterapia, la cual le fue realizada de manera  exitosa, porque los seguimientos han mostrado que se encuentra controlado.

 

Resuelta esta situación le planteó al médico que le extirpara el otro seno. La respuesta fue que era necesario realizarle una serie de exámenes encaminados a estudiar cuál era su condición. Todos los procedimientos practicados mostraron que estaba sano y no se encontraba sospecha de ningún tipo de afección. Inés dijo que sin importar los resultados solicitaba se le practicara la mastectomía izquierda, ante lo cual el médico le dijo que no había desde el punto de vista clínico ninguna indicación para ello, que si le podía realizar una reconstrucción de la mama intervenida, si el problema era de tipo estético. Ella le ripostó que esto no le importaba para nada, “simplemente no quiero tenerla y evitar en el futuro de pronto algún tipo de complicación”. Ante la negativa del galeno, consultó otras opiniones y siempre encontró la misma respuesta: No se le podía realizar ningún procedimiento aunque ella lo solicitara, sin que de por medio hubiera una clara indicación para ello.

 

-“Porqué no se me realiza la cirugía si es mi voluntad y se supone es la propia persona quien decide sobre su cuerpo?. Y porqué los médicos no me dicen con claridad los motivos que tienen para no hacerlo?“-. Esas eran las preguntas concretas que Inés le planteó al terapeuta.

-“Existe desde el punto de vista psicológico alguna otra razón por la cual usted desea de manera tan insistente este procedimiento?. Preguntó el psiquiatra.

-“Si Dr.”-. Contestó Inés y prorrumpió en llanto. Luego de unos minutos dijo: “Para mí este es un trauma terrible verme de esta manera, porque recuerdo con dolor que a mi mamá le extirparon el seno derecho, luego de sufrir una quemadura terrible, ella vivía muy apenada y como en esa época no había tantos avances, la pobre se la rellenaba con una bolsa que contenía alpiste. Nunca me he podido quitar de la mente esa escena”.

 

REFLEXIÓN

 

v  Qué opina sobre la respuesta de los médicos de no hacerle la cirugía a Inés a pesar de su insistencia?.

v  Qué debería hacer ella de ahora en adelante?.

 

DESARROLLO

 

“Si no tenemos paz dentro de nosotros de nada sirve buscarla afuera” Francois De La Rochefoucauld

“Esa oscuridad interior que llamamos ignorancia, es la raíz del sufrimiento. A mayor luz interior, menor oscuridad. Esta es la única forma de alcanzar la salvación”. Dalai Lama

 

El filósofo francés Francois De La Rochefoucauld (1.613-1.680), en una de sus más reconocidas máximas nos dice que la paz es un estado interno del ser y es allí donde se debe buscar y no afuera. Esta sentencia se aplica no sólo para este tema, sino para todos los aspectos en la vida humana. Muchos pensadores han cuestionado a la sociedad humana actual, precisamente en este tema: Se está educando a las personas para que vivan en la búsqueda frenética de bienes materiales o la obtención de placeres, descuidando el aspecto más importante que es el encuentro del propósito o el sentido que la vida tiene para cada individuo. Las dificultades y los conflictos de la existencia no se pueden delegar para su resolución en fórmulas u objetos ubicados afuera, sino, en la indagación de las motivaciones interiores que en últimas han sido en gran parte las responsables de su presentación.

 

Como bien lo dice el Dalai Lama, la mayor fuente de sufrimiento es la oscuridad interior y sólo a través de la luz, que en este caso simboliza el autoconocimiento, es lo que nos puede llevar a tener una vida más llena de propósito y en armonía con nuestra propia esencia. Inés  en su caso ve muy fácil la solución de un trauma que como lo reconoce viene desde su más temprana infancia, sin embargo, deja en manos de los médicos y pretende que sean ellos “los salvadores”. Esta es la solución más fácil, que me quiten el órgano sano y de esa manera “podré ser feliz”. Y como los cirujanos se niegan a realizarlo, porque en su ejercicio profesional hay una serie de impedimentos éticos que le prohíben de manera taxativa, hacer cualquier tipo de procedimiento sin que medie una justificación para realizarlo, ellos se convierten en los “chivos expiatorios que se interponen para que ella alcance el bienestar”.

 

 

Las respuesta del psiquiatra a las inquietudes de Inés no fueron de buen recibo inicialmente por parte de ella porque, éste le planteó que antes de hacer cualquier procedimiento, debería someterse a un tratamiento psicológico en el cual hiciera un proceso de sanación del trauma que ha vivido a lo largo de la vida y que la hace una mujer infeliz y llena de conflictos con su imagen corporal. Este camino sin duda es doloroso, porque se deben revivir experiencias generadoras de malestar, sin embargo, es el más adecuado para en el futuro tener una vida más plena y consciente, requisito esencial para llenarla de luz, con lo cual se disminuye el sufrimiento como nos lo recuerda el Dalai Lama.

Escribir comentario

Comentarios: 0