CONVERSATORIO

CONVERSATORIO LUNES 18 JULIO 2016

URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 

ADAPTATE AL MUNDO

 

NO SOY CAPAZ DE VIVIR CON GENTE ASÌ. Hace 4 meses, luego de su regreso de Inglaterra, donde estuvo durante 1 año, le reiniciaron los síntomas que experimentaba antes de irse.  Tanto Isabel como la madre tienen claro que definitivamente es la ciudad, principalmente la manera de ser de las personas, las responsables de estas reacciones desagradables. Han llegado a esa conclusión porque cuando está en otras ciudades, inmediatamente se calma y vuelve a ser la chica alegre, optimista y “echada para a delante”, que siempre ha sido. Aunque se pusieron de acuerdo y tomaron la decisión de que ella se marchara a su tierra natal, consultan al psiquiatra para que le formule alguna medicación y les explique, porque tiene este tipo de reacciones, siendo como lo es, una persona inteligente  e independiente para decidir las cosas que desea realizar.

 

Isabel tiene 19 años, hija única de padres separados, siempre ha estado viviendo con la madre, con el papá se ve ocasionalmente, a punto de iniciar una carrera de artes. Hace 4 años por razones de trabajo de la mamá se vino a vivir a la ciudad. La conclusión del bachillerato no fue fácil, porque los compañeros se burlaban de ella, por el acento que le colocaba a las palabras cuando hablaba. Esta situación que describen como bullying o matoneo en el ámbito escolar, la tuvo que soportar todo el tiempo, a pesar de las quejas que se colocaban en el colegio, para evitarlas. Desde ese entonces ha presentado síntomas físicos y psicológicos, los cuales desaparecieron “como por arte de magia”, cuando se fue a perfeccionar el inglés en el extranjero. Las características principales son: Insomnio severo, llora con mucha facilidad, irritable, no sale de la casa, ideas de tristeza y desesperanza, siente odio por las personas y considera que ha sido tratada de manera muy injusta y estas situaciones le han generado cambios importantes en su vida.

 

Cuando se le indaga a la madre sobre el presunto maltrato que sufrió su hija en el colegio, dice estar completamente de acuerdo con ella, porque personalmente también  ha sido víctima de esos comentarios por parte de sus compañeros. Y aunque los ha superado, no deja de reconocer que es algo que la tiene muy molesta y con rabia, de hecho remata diciendo: “Todas las  personas de esta ciudad, son frías, distantes, poco solidarias, lo que no sucede en nuestra tierra, donde la gente es más abierta, sencilla, preocupada por el otro. Es por esta razón que tomamos la decisión de que ella mientras inicia la universidad (en Francia), se irá para nuestro pueblo y estoy segura, inmediatamente volverá a hacer la misma de antes. Le pregunto Dr. Porqué la gente de Pereira es así?. Será que no son conscientes del daño que le hacen a las personas con comentarios  mal intencionados?”.

 

REFLEXIÓN

 

De su opinión sobre la manera como Isabel asume los comentarios de las demás personas.

Cuál cree debe ser una actitud correcta de su parte.

 

DESARROLLO

 

“El descubrimiento más importante de mi generación es que los seres humanos, con sólo cambiar las actitudes interiores de sus mentes pueden cambiar los aspectos exteriores de sus vidas”. William James

 

La frase del filósofo estadounidense Willian James tiene sus antecedentes en la escuela griega de los estoicos y la cual ha sido recientemente retomada por las escuelas psicológicas cognitivistas, que en síntesis lo que plantean es: La realidad externa no cambia para adaptarse a nuestros deseos, somos nosotros, los que desde nuestro interior debemos movilizar los mecanismos necesarios para cambiar la percepción que del mundo tenemos. El mundo es. Es una realidad objetiva. Si está lloviendo no lo dejará de hacer para complacer nuestro deseo de que no llueva, la única opción sana que tenemos es aceptarlo, tal cual se nos presenta y comenzar a desarrollar las acciones necesarias para que el impacto, en este caso de la lluvia, no nos afecte en demasía. Es mejor abrigarse y tomar un paraguas y no esperar pasivamente en medio de quejas, querer que cese la lluvia, porque eso sucederá en su momento y no cuando lo queramos.

 

Lo que estoy planteando, aunque aparentemente sea de una lógica contundente, la mayoría de las personas no lo aplican para sus vidas y puedo afirmar que esta es una de las mayores causas de perturbación emocional. Este aserto es igualmente válido en situaciones cotidianas. Hace algunos días mencione el caso de Doris, quien pretendía tener a su esposo siempre a su lado y debía abandonar a sus amigos y no ver futbol, sencillamente para demostrarle su amor. Algunos hombres puede que se plieguen a estos requerimientos absurdos, pero, los que son “medianamente sanos desde el punto de vista mental”, por supuesto, no lo aceptarán y a partir de este suceso trivial se inician una serie de desacuerdos que concluirán inevitablemente en el deterioro de la relación marital y a largo plazo en la ruptura, si es que no llegan a unos acuerdos, para una mejor convivencia. Igual sucede con respecto a los hombres cuando pretenden que su esposa “haga solamente lo que lo hace feliz a èl”.

 

Isabel en este caso pretende que los pereiranos actúen de acuerdo al modelo introyectado por ella sobre “cómo deberían comportarse las personas”  y esto no es posible. Por supuesto no estoy refiriéndome a la situación lamentable del bullying, lo cual es reprochable desde todo punto de vista, sino, a que tanto ella como la madre deben entender las diferencias culturales entre la ciudad de origen y la que en este momento las acoge. Hay un dicho muy sensato que dice, “A donde vayas, haz lo que vieres”. No se puede pretender que las características de un pueblo o un país cambien, para hacer felices a los visitantes, son estos, no hay duda, quienes deben movilizar todos los mecanismos psicológicos para adaptarse y esto se consigue sólo cuando hay una madurez psicológica y emocional, para ello.

Escribir comentario

Comentarios: 0